Blogia
Diseño Instruccional Blog de VHOM

Formación docente y las tecnologías de información y comunicación

En este artículo se trata, el marco de la utilización de las tecnologías de la información y la comunicación en la educación superior, las características esenciales de aquellas modalidades de enseñanza flexible y a distancia que se apoyan en las redes, describiendo un modelo concreto puesto en marcha por Campus virtuales. Las perspectivas de las redes como instrumento de formación vienen marcadas tanto por los avances de las telecomunicaciones y las tecnologías de la información, como por las transformaciones que en el campo de la enseñanza se van dando por efecto de integración y/o adaptación de dichas tecnologías en el marco educativo. En la corriente de esta evolución tecnológica, la utilización de las telecomunicaciones especialmente las redes en contextos formativos universitarios ofrece un amplio abanico de posibilidades, posibilidades que constituyen un reto para la enseñanza convencional, sea ésta presencial o a distancia.

Las TIC en la enseñanza universitaria

La enseñanza convencional, en el contexto de estos cambios, podríamos caracterizarla por seguir una ley de tres unidades: unidad de tiempo, unidad de espacio y unidad de acción. Esto es, todos al mismo tiempo en el mismo lugar desarrollando las mismas actividades de aprendizaje. Esto resulta fuertemente afectado con el uso de las telecomunicaciones. Por su parte, la enseñanza no convencional ha quedado reducida, salvo algunas excepciones, a modalidades de enseñanza a distancia basadas en materiales escritos y, en menor medida, auditivas y televisivas. En la actualidad, el modelo predominante de educación a distancia sigue siendo, todavía, el modelo industrial, caracterizado por una alta dependencia de la comunicación en estrella ofrecida por los materiales impresos y las tecnologías de comunicación masivas.

 

Como puede comprenderse, las exigencias pedagógicas y los avances en las tecnologías de la comunicación logrados en los últimos años nos empujan irremediablemente a la búsqueda de modelos más adecuados. La existencia de tecnologías interactivas a distancia, la irrupción de los satélites de difusión directa y la proliferación de tecnologías cada vez más controladas por el usuario, nos conducen a una enseñanza superior que sin dejar de explotar las cualidades de los materiales tradicionales y de los medios de comunicación social, hacen uso de las posibilidades que ofrecen dichas tecnologías. Los nuevos sistemas de enseñanza configurados a su alrededor requieren una redefinición de los modelos tradicionales para conducir a un tipo de aprendizaje abierto. Deben desarrollarse nuevos sistemas que exploten adecuadamente las potencialidades comunicativas de las redes. Estas potencialidades, en el caso concreto de la formación universitaria descansan, tanto o más que en el grado de sofisticación y potencialidad técnica, en el modelo de aprendizaje en que se inspiran, en la manera de concebir la relación profesor-alumnos, en la manera de entender la enseñanza.

Enseñanza flexible y aprendizaje abierto

El sistema educativo tendrá que responder progresivamente a situaciones de enseñanza-aprendizaje diversas que, tal como venimos diciendo, abarcan desde situaciones convencionales hasta la enseñanza no presencial. Una posible respuesta a estas situaciones la constituye el aprendizaje abierto. Este se centra en los actos de la elección individual, que son el corazón del aprendizaje; pero haciendo hincapié en la ayuda que como educadores prestamos al alumno en la toma de decisiones dirigida al cambio deseado. Para lograr un aprendizaje eficaz, necesitaremos desarrollar en nuestros alumnos algunas de las capacidades implicadas en el aprendizaje abierto: la habilidad de diagnosticar las propias necesidades, de programar planes para lograr los propios objetivos, de evaluar la efectividad de las actividades de aprendizaje. Los modelos basados en el aprendizaje abierto requieren introducir un estilo caracterizado por potenciar en los alumnos el aprender a aprender, el aplicar el aprendizaje al mundo real, y aquí, por su adaptabilidad y modularidad, encajan bien las TIC.

 

Lo realmente importante del aprendizaje abierto, independientemente de la situación didáctica, de la distancia o de si la enseñanza es presencial, es que la toma de decisiones sobre el aprendizaje recae en el alumno mismo, y que estas decisiones afectan en todos los aspectos del aprendizaje. Los diversos proyectos que se han experimentado con la comunicación mediada por ordenador muestran resultados parecidos: resulta un modo efectivo de crear una comunidad interactiva de alumnos, pero el potencial para desarrollar aprendizaje auto-dirigido reside fuera de la propia tecnología, reside en el diseño didáctico del curso.

Ing. Víctor Hugo Ojeda Mújica

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Victor ojeda -

El Rol del Alumno

Así como el rol del docente debe cambiar en las aulas en las que se integran tecnologías, el rol del estudiante también. Los estudiantes necesitarán tomar dos roles importantes: deberán ser aprendices activos y consumidores inteligentes de tecnología.

Aprendices activos

Los estudiantes no pueden seguir siendo receptores pasivos de información. En una enseñanza constructivita se espera que se involucren activamente y sean responsables de su propio aprendizaje. Necesitan estar motivados en la construcción de conocimiento y deseosos de incursionar en el conocimiento compartido por sus compañeros de clase. El estudiante, no el docente, se transforma en el foco del proceso de aprendizaje. Algunos docentes son escépticos con respecto a la habilidad de los estudiantes para asumir un rol central en su propio aprendizaje. Probablemente recuerden visiones de los estudiantes salteándose las clases o copiándose la tarea. También los docentes puedenpp

2. Consumidores “inteligentes” de tecnología

Los estudiantes deben ser reflexivos y críticos acerca de la tecnología, y deben estar preparados para la posibilidad de que los beneficios obtenidos de la tecnología puedan estar atenuados por los problemas imprevistos y las dificultades que se crean por su uso. Es importante que los estudiantes puedan ver que hay ocasiones en que la tecnología es útil y otras en que no lo es. En resumen, el estudiante es responsable en tomar una decisión crítica de cuándo y si la tecnología debe ser utilizada. Sería aún más beneficioso si también pudieran determinar qué tecnología sería más efectiva para promover comprensión.

Otros aspectos a considerar que debe poseer el alumno:

Mayor capacidad para procesar una gran cantidad de datos tanto numéricos como alfabéticos.
Reducción del tiempo dedicado a las tareas mecánicas de ordenación y almacenamiento de la información.
Acceso a bases de datos, bibliotecas digitales, documentos diversos con gran facilidad y al instante (o con muy poco tiempo)
Información puntual de todos los eventos científicos del mundo.
Comunicación constante con científicos e investigadores de todas partes del mundo.
Capacidad de comunicar los avances científicos con una rapidez insospechada hasta la existencia de Internet
Mayor coordinación en los trabajos, que evitará duplicar investigaciones sobre el mismo tema y facilitará el trabajo cooperativo en aspecto complementarios de las mismas.
Necesidad de llegar a acuerdos sobre los términos científicos para que toda la comunidad científica pueda comunicarse con fluidez.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Mireles Miriam -

Hola,

¿Qué decisión consideras que deba asumir el estudiante al trabajar/aprender con las TIC´s? Si son varias, enuméralas pero explica sólo una.

Saludos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres