Blogia
Diseño Instruccional Blog de VHOM

LA ACTIVIDAD DOCENTE DURANTE EL PROCESO DE ENSEÑANZA APRENDIZAJE

EULALIO VELÁZQUEZ ROJAS.


INTRODUCCIÓN

Hoy en día la educación exige cambios, donde el docente debe estar preparado para enfrentar la diversidad del educando. Esto requiere que el profesor desarrolle ciertas habilidades fuera del contexto del plan tradicional de estudios, conociendo las formas de enseñanza que más se adapten a su realidad.
Considerando que algunos docentes aplican métodos anticuados que no reúnen los criterios suficientes de excelencia educativa; es decir, no fortalecen, en un sentido amplio, el proceso de enseñanza aprendizaje. Es necesario que en la actualidad se difundan e implementen la extensa variedad de métodos y técnicas de enseñanza que son requeridos para reforzar el aprendizaje.
Los métodos y técnicas empleados en este proceso, representan parte de la función que desempeña el docente. Por ello, además de implementar nuevos métodos, también debe hacer uso de aquellos ya conocidos ajustándolos a la situación actual del educando.
También hay que reconocer, que la institución educativa brinda hoy en día cursos de capacitación, nivelación profesional, diplomados, maestrías, entre otros, con el fin de que el docente tenga la oportunidad de adquirir una gran variedad de conocimientos y habilidades para cumplir con las necesidades de la educación contemporánea.
Si bien el profesor juega un papel indispensable en este proceso, por brindar la actividad didáctica, también es importante mencionar al educando, el cual refleja esta labor por medio del aprendizaje.
De tal forma, que en la presente investigación tratamos de evaluar el proceso de enseñanza aprendizaje tomando como eje central la función desempeñada por el docente, ya que de él depende, en cierta medida, el aprendizaje de los alumnos.
Para realizar el marco de referencia contextual se consideraron tres aspectos a tratar en el proceso de enseñanza aprendizaje:
1. Su relación con el docente, el alumno y la institución educativa.
2. Su relación con la metodología empleada.
3. Y su planificación.
Puntualizando, en cada uno de los aspectos antes mencionados, la actividad docente.
También se realizó un diagnóstico de modalidad descriptiva para obtener una visión amplia acerca del desempeño del profesor de sexto año de primaria durante el proceso de enseñanza aprendizaje; es decir, se trató de conocer la manera de como el docente desarrolla su enseñanza y como el alumno considera que repercute en su aprendizaje.


ANÁLISIS DEL PROCESO ENSEÑANZA APRENDIZAJE DENTRO DEL AULA DE CLASES.

1.1 EL PROCESO DE ENSEÑANZA APRENDIZAJE

“ El hombre no solo ha deseado aprender, sino que a menudo su curiosidad lo ha arrastrado a intentar aprender como aprende. Desde la más remota antigüedad, por lo menos algunos miembros de cada sociedad civilizada, han desarrollado, y hasta cierto punto puesto aprueba, algunas ideas sobre la naturaleza del proceso enseñanza-aprendizaje”. (Bigge, L. Morris y Hunt, P., 1978)
Algunos autores, como Mattos (1990), categorizan a la enseñanza como la “actividad que dirige el aprendizaje”, teniendo en cuenta, que durante la actividad docente, el maestro obtenga una excelente realización de la misma, para detectar las necesidades educativas que generen un verdadero aprendizaje en el alumno.
Es por ello, que el proceso enseñanza-aprendizaje es un punto que requiere de un cuidadoso análisis, en el cual podemos enfatizar 4 elementos que son básicos en la educación integral. El alumno, el maestro, la metodología de enseñanza y los contenidos, cuya conjunción dan en sí un último elemento, abstracto en su realización, denominado aprendizaje.
El aprendizaje, por ser un elemento complejo, que se desarrolla a través del proceso cognitivo del alumno, a partir de experiencias concretas de la vida diaria, o por medio de la enseñanza tradicional maestro alumno o en su defecto por el placer auto didácta de querer conocer más; lo podemos definir como un proceso mediante el cual un sujeto adquiere destrezas o habilidades prácticas, a través de la interacción socioeducativa, que le ayuda a fortalecer e incorporar nuevas estrategias de conocimiento y de acción
La enseñanza, en siglos pasados, consistía en el método clásico de hacer memorizar un dato y luego repetirlo, noción simplista y errónea que inducía al educando a mecanizar los contenidos y a convertirse, de alguna forma, en sujetos pasivos. Enseñar, era sinónimo, por lo tanto, de dar lecciones para que el alumno aprendiera a repetir las palabras del maestro. Paulo Freire (1985), critica a este tipo de enseñanza denominándola "Educación bancaria”.
A partir del siglo XVll, predominó la teoría de Comenio, cuyos objetivos estaban encaminados para que el educando obtuviera primero una comprensión reflexiva, luego memorizara lo comprendido y posteriormente aplicara los dos pasos logrados en conjunto.
La esencia de aprender no consiste en repetir mecánicamente textos de libros, ni en escuchar explicaciones verbales de un maestro. Consiste en una actividad intensa del docente, dirigida en la atención integral de los alumnos en el manejo directo de los datos de la materia, procurando que logre asimilar el contenido a tratar y su significado, es decir, que el educando logre vincular los conocimientos adquiridos en cada materia para su uso práctico y no para obtener una buena nota.
Es preciso reconocer, que durante el proceso enseñanza aprendizaje, existen diversas circunstancias ajenas a la enseñanza, por las cuales el alumno no aprende; por ejemplo, el proceso de maduración cognitiva, volitivo y afectivo, de cada educando es diferente, y puede verse reflejado en el grado de atención, participación y concentración en clases. Si se deseará profundizar, desde el punto de vista psicológico, haciendo un dx personalizado de cada alumno, es factible encontrar que el motivo del bajo rendimiento escolar o de algunos problemas en el aprendizaje, no se deban a una falla en la didáctica y metodología del docente, si no a otros factores, cuya etiología puede ser orgánica (congénita, genética o inducida), o por algún tipo de disfunción familiar. Sin embargo, no hay que olvidar que existen, en la actualidad, escuelas en nuestro país, que han entrado al programa de integración escolar, donde alumnos con necesidades educativas especiales son aceptados en el aula regular. Esto exige, de manera inmediata, que el docente de nivel primaria debe estar capacitado en cuanto a metodología, didácticas y técnicas de la enseñanza, para enfrentar la diversidad o heterogeneidad del educando, subrayando en este sentido una reforma curricular.
La enseñanza y el aprendizaje no se limitan a ser actividades paralelas que tienen en la asignatura su único punto de contacto. Son términos que se relacionan y se complementan, que deben interactuar entre sí para lograr que el maestro y el educando jueguen ambos el rol de sujetos cognoscentes.
No hay que olvidar, que la vida diaria es un proceso continuo de adquisición de conocimientos, todos los días, a todas horas aprendemos algo nuevo. cualquier cosa que existe en el mundo, ya sea empírica o real como una sensación hasta una combinación de colores que nunca hayamos visto, pero que podamos recordarla en cualquiera de nuestros sentidos para siempre, habrá producido un aprendizaje, y este sería según Ausebel “Significativo”

LA FUNCION DEL DOCENTE Y LA ENSEÑANZA

La enseñanza, como en un principio se menciono, es la directriz del aprendizaje; por lo tanto el docente debe saber manejar este elemento para la obtención de un aprendizaje significativo, guiando al educando a la obtención de experiencias concretas de carácter reflexivo sobre los datos de la materia escolar.
En su más moderna y auténtica acepción, la enseñanza se refiere a la motivación y orientación técnica del proceso de aprendizaje, por ello enseñar significa: prever y proyectar la marcha de dicho proceso, iniciar a los alumnos en el estudio de la asignatura estimulándolos, aclarando dudas, fortaleciendo su comprensión y dominio de la materia, aplicando sus conocimientos en experiencias concretas, que lo conduzcan a la actividad reflexiva y de razonamiento.
El docente, debe enseñar aquello que satisfaga las necesidades planteadas por el desempeño de las personas en los diferentes dominios de acción en que se desenvuelven. (Hevia Rivas, 1990)
El papel del maestro va más allá del simple hecho de preparar una clase y exponerla al grupo. Un grupo de alumnos requiere de alguien que los oriente, que los haga reflexionar, que los conduzca a las tareas de interrogar, que los escuche cuando sea necesario y que los encamine hacia principios de valores e intereses comunes.
“ El profesor es el orientador de la enseñanza, debe ser fuente de estímulos que lleva a los alumnos a reaccionar para que se cumpla el proceso de aprendizaje. El deber del profesor es tratar de entender a sus alumnos, debe distribuir sus estímulos entre sus alumnos de una forma adecuada, de modo que los lleve a trabajar de acuerdo con sus peculiaridades y posibilidades. No debe olvidar de que a medida de que la vida se torna más compleja, el profesor se hace más indispensable en su calidad de orientador y guía para la formación de la personalidad del educando”. ( Nérici, I. , 1986)
De acuerdo con lo anterior, hasta este momento se puede afirmar que la labor docente no se basa simplemente en exponer una materia, sino que se requiere de conocimientos pedagógicos y bases didácticas, pues la didáctica contribuye a dominar con eficacia la acción del docente, y al mismo tiempo incrementar el interés del alumno. La función didáctica del docente permite que los alumnos alcancen un nivel más lejano que lo aparentemente concreto, o sea un nivel critico abstracto.
Por otra parte, es preciso destacar que la acción del docente es inherente a la acción educativa, y que los buenos resultados de un método de enseñanza dependen más de su actitud que del método mismo. Dentro del ámbito educativo moderno existen algunas normas didácticas que sin duda incluyen al docente como la base de una buena enseñanza.
El docente debe establecer buenas relaciones con sus alumnos, ya que “sin reciprocidad de simpatía y de respeto entre el maestro y el alumno toda la labor constructiva del educando es prácticamente imposible”. Claro esta que la condición básica del proceso educativo es el respeto por la personalidad del educando, y que su diversidad es uno de los mayores retos que el docente debe afrontar para optimizar la enseñanza. Para ello, debe existir armonía, comprensión y fortalecer el trabajo en conjunto al realizar tareas escolares. “El papel del docente en esa tarea es decisivo, pues de él, de su dirección y su compenetración depende la buena marcha de la labor escolar”
Pichón Rivierz, advierte que la función del docente es compensadora, que consiste esencialmente en crear, mantener y fomentar la comunicación, llegando éste a tomar la forma de espiral a través de un desarrollo progresivo en el cual coinciden didáctica, aprendizaje y comunicación.
Posteriormente, se encuentra como norma didáctica:
• La función técnica del docente; ésta consiste en tener un cúmulo de conocimientos y de cultura general, que le permita responder adecuadamente a las exigencias de la formación intelectual del educando. Independientemente de que el docente debe conocer claramente su disciplina a impartir, debe, también ayudar al educando a fortalecer sus valores. “ La formación integral de la de la persona humana supone, entonces, tomar en consideración no únicamente ciertos elementos del proceso, sino por el contrario tomar a todos ellos como una parte importante del mismo”(Velázquez, E.L., 1999).
• La función orientadora del docente, la cual refiere que debe estar preparado como “orientador”, como guía dispuesto a escuchar, observar y a sentir la dinámica grupal que se presenta de forma diferente día a día en el aula de clases.
• Nuestra sociedad como sistema complejo, tiende a desorientar en gran medida a los educandos, provocando de alguna manera cierta inseguridad en sí mismos. Por lo tanto, el docente tiene la función de establecer paradigmas que constituyan un estímulo para incrementar la autoestíma del alumno.
• Como última norma, se hace presente en la coordinación de los docentes; ésta dictamina que los docentes deben ponerse de acuerdo en cuanto a los objetivos perseguidos, a la exigencia y a los derechos de los educandos, para que el arte de enseñar sea realmente constructiva y eficiente; pues si los profesores quieren transformar sus clases de conglomerados a grupos de estudiantes, tienen que coordinarse planificando sus esfuerzos y propósitos.
Se puede afirmar que en el momento en que los docentes pongan en práctica las normas señaladas, sin duda podrán avanzar hacia una escuela activa y de carácter crítico reflexivo. Pero, no hay que olvidar la importancia de los métodos y técnicas de enseñanza, la forma de abordarlos y su habilidad y destreza para el manejo del material didáctico utilizado en el aula de clases. Hay que recordar, sin embargo, que el docente que se enfrenta en el proceso de enseñanza aprendizaje en nivel básico o elemental, esta realizando una de las labores más difíciles en la educación, la formación de las bases para el desarrollo integral del niño.

1.3 LA FUNCIÓN DEL ALUMNO

El alumno dentro del proceso del cual hemos ido hablando, juega un papel muy importante. Básicamente su presencia es decisiva, al no haber alumnos, las escuelas perderían su significado y la sociedad quedaría sin historia, sin cultura, sin tecnología y sin futuro. Al estancarse la transmisión de conocimientos, las futuras generaciones pierden automáticamente su identidad y el desarrollo de las funciones psíquicas superiores (la atención voluntaria, la memoria intencional y el pensamiento lógico).
Antiguamente, se concebía a los alumnos como sujetos pasivos del aprendizaje, “recipientes que debían ser llenados…” por el educador. De este modo, la educación se transforma en un acto de depositar, en el cual los educandos son los depositarios y el educador quien deposita. En vez de enseñar, el educador hace comunicados y los lleva al banco (el alumno); los intereses, la repetición pasiva del alumno…
Esto se puede desglosar en los siguientes pasos:
• El educador es quien educa; el educando, el que es educado.
• El educador es quien sabe, los educandos quienes no saben.
• El educador es quien piensa, los educandos son los objetos pensados.
• El educador es quien habla, los educandos quienes escuchan dócilmente.
• El educador es quien disciplina, los educandos los disciplinados.
• El educador es quien opta es quien opta y prescribe su opción, los educandos quienes siguen la prescripción.
• El educador es quien escoge, los educandos a quienes jamás escucha, se acomodan a él.
• El educador es quien identifica la autoridad del saber con su autoridad funcional, la que opone antagónicamente a la libertad de los educandos, son éstos los que deben adaptarse a las determinaciones de aquel.
• Finalmente el educador es el sujeto del proceso, los educandos meros objetos.
De esta manera la educación se convierte, de acuerdo a Paulo Freire, en “bancaria”; es decir, adquiere una función domesticadora que busca controlar la vida y la acción de los estudiantes.
Paulo Freire al nombrar a la educación como bancaria, esta realizando una analogía con la educación tradicionalista, pues en esta última la función del alumno es exclusivamente pasiva.
En la didáctica tradicional era considerado el alumno como un elemento pasivo, receptor inducido por el maestro; así su cometido era escuchar, repetir y obedecer sumisamente, sin llevar a cabo el proceso de construcción del conocimiento.
Afortunadamente, estos procesos se han ido olvidando poco a poco, involucrando nuevos enfoques. Como ejemplo, podemos mencionar, a Juan jacobo Rosseau, precursor de la escuela activa cuyo foco de atención es el alumno y su aprendizaje, también al español Cesar Coll cuya teoría constructivista a tenido un impacto en la enseñanza y en la formación curricular.
De esta manera, el alumno es el factor decisivo en la situación escolar actual, para él se organiza la escuela y se administra la enseñanza; los profesores están a su servicio, para orientarlo e incentivarlo en su educación y aprendizaje, con el fin de desarrollar y construir su personalidad e inteligencia.
Indudablemente, que con enfoques de este tipo, la realidad escolar debería estar logrando importantes avances en el proceso enseñanza aprendizaje y si a esto agregáramos la influencia europea sobre integración escolar, la actividad docente tendría que ir más allá del simple hecho de enseñar, esto es, conocer las diferencias educativas de cada alumno. De manera que los métodos de enseñanza, las asignaturas, los objetivos se adapten a la realidad del educando.
Otro aspecto importante, es que el alumno durante este proceso, debe mostrar interés, disposición y voluntad de aprender.

LA DIVERSIDAD DEL EDUCANDO

Hoy en día, la extensión de los servicios educativos en una población que continuamente está en crecimiento, provoca un aumento en la diversidad del alumnado. Esto ha ocasionado que el docente se sienta inseguro de cómo realizar una enseñanza apropiada para el educando.
Por ello, es conveniente conocer las bases del desarrollo ontológico del educando, el cual depende del momento histórico, social y cultural en el que se encuentre y de la interacción de estos momentos con la conformación psicogenética de cada uno. Entonces, podemos concebir al educando como un ente biopsicosocial.
Por lo tanto, existen una infinidad de factores externos e internos que dan como resultado diferencias, tanto en el aspecto físico como psicológico de cada individuo. Teniendo como consecuencia inmediata la pluralidad y hetereogenidad que existen en nuestra población estudiantil. Si todos fuéramos iguales sería sencillo comprender, visualizar y analizar nuestra sociedad y en mayor medida al estudiante. Pero no es así, por ello el educador necesita romper con los paradigmas de una clase homogenía y centrar su atención en la diversidad del educando, conociendo sus particularidades individuales, familiares, escolares y las del contexto social en que vive.
Entre otras cosas a saber, dentro de los paradigmas de la educación tradicionalista, existe aún en la actualidad la idea de la escuela regular, donde alumnos “regulares” asisten a clases. Este concepto esta cambiando, pero es un proceso difícil y exhaustivo de realizar. El docente de hoy en día debe estar consciente de que en nivel de primaria todo niño sin importar si es especial o no tiene que estar integrado al aula regular.

1.4 LA FUNCIÓN DE LA INSTITUCIÓN

La función esencial en el Sistema Educativo de México es “la formación integral y armónica del educando”(Cfr. S.E.P., 1993b)
La escuela, como lo afirma Ricardo Nassif (1989), puede considerarse como la forma de vida de la comunidad en la cual se han concentrado todos los medios más eficaces para llevar al joven a participar en los recursos heredados de la raza, y a utilizar sus capacidades para fines sociales. La escuela es uno de los medios de adaptación o de ajuste en que la sociedad se vale para su subsistencia.
Otros autores como Reyes Rosales (1959), categorizan a la educación “ como un componente de la cultura, como la ciencia el arte y la filosofía. Sin la educación no sería posible la adquisición y la transmisión de la cultura, ya que por ella vive ésta en el espíritu. Una cultura sin educación sería una cultura muerta. Esta es también una de las funciones esenciales de la educación: hacer que una cultura siga viviendo a través de los siglos.”
Por lo tanto, se puede afirmar, que la escuela cumple con una doble función: transmitir y renovar la cultura. Así como también, un vínculo con la comunidad en que se desenvuelve el estudiante.

1.4.1 LA INSTITUCIÓN EDUCATIVA EN EL SIGLO XIX.

En México, en 1883 la institución educativa se reformo, convirtiéndose en obligatoria y gratuita para todos. La educación pasó a formar parte del estado y la dirección de instrucción pública, dicto las bases de la reforma educativa.
En dichas bases, se establecieron necesidades y logros de la educación, conformándose de la siguiente manera:
PRIMERA. La creación de un sistema educativo destinado a preparar los miembros de la clase media.
SEGUNDA. El reconocimiento por parte del estado, de una doctrina cuyo doble propósito es reprimir a los facciosos y desechar falsos proyectos.
TERCERA. Crear un estado de conciencia nacional común a todos los mexicanos.
CUARTA. Tanto el ejército como el clero deben cumplir con la labor social que les esta asignada.
QUINTA. Crear en el educando un espíritu de investigación y de duda para acercarlo al entendimiento.
SEXTA. Arrebatar, la educación de manos del clero y confiársela al estado.
SEPTIMA. El objetivo de la educación es preparar al educando para la vida ordinaria.
OCTAVA. Colocar la juventud moderna ante la realidad de la vida, siendo ésta la patria, la vida común, los principios de justicia y de honor, entre otros.
En el año de 1987, México fue influenciado por una corriente filosófica importante, la cual está basada en el método empírico experimental, se trata del positivismo de Augusto Comte, introducido a nuestro país por el pensador Don Gabino Barrada. Cuya influencia fue benéfica para la institución educativa. Se organizaron las escuelas preparatorias y los estudios superiores, e influyó también en la investigación histórica aplicando en ella nuevos métodos de estudio y trabajo.
Además, durante ésta época, la educación pública del país estuvo a cargo de dos grandes figuras del ramo Don Ignacio Baranda y Don Justo Sierra, quienes hicieron valiosas aportaciones a la instrucción pública del pueblo mexicano.
En los años 1889 y 1890, siendo Don Ignacio Baranda ministro de justicia e instrucción pública, se reunió en México el primer congreso nacional de educación.
El propósito de dicha reunión era unificar los métodos de enseñanza en toda la República analizando los principales problemas pedagógicos y reemplazando las antiguas teorías educativas.
Años más tarde, con el aumento de la población escolar, se decretó la función de una subsecretaría, dentro del ministerio de justicia, para atender los asuntos de la instrucción pública federal, la cual estuvo al mando del Lic. Justo Sierra.
Justo Sierra fue uno de los defensores más importantes de la educación del pueblo al proclamar la necesidad de la misma; además recomendó el laicismo. Construyendo la educación nacional sobre bases científicas, y dio paso a la escuela moderna al desterrar la escuela lancasteriana.
En general, la instrucción pública durante la época porfirista logró grandes conquistas a nivel nacional, primero al hacerse cargo de ella Ignacio Baranda Y luego Justo Sierra, quienes con su esfuerzo dieron un nuevo sentido a la educación mexicana. (Miranda, B. 1993)
De esta manera podemos argumentar que “ la educación nacional es la educación del ciudadano, que ha de participar en el gobierno de su país, además es una educación para su libertad y tiene
un carácter cívico y patriótico, y se exige de uno los derechos del hombre y del ciudadano”. (Lazuriaga, L. 1959)
Es así como en México, las idea básicas de la educación se dirigen a:
1. La orientación cívica y patriótica, inspirada en principios democráticos y de libertad.
2. La educación como función del estado apartada de la iglesia.
3. La obligación escolar para la totalidad de los niños.
4. La gratuidad de la enseñanza primaria corresponde al principio de obligatoriedad.
5. El principio del Laicismo o de la neutralidad religiosa y su cambio por la educación cívica.
6. El comienzo de la unificación de la enseñanza pública en todos sus grados, y el acceso a los superiores.
Todo el siglo XIX ha sido un esfuerzo para llevar a cabo reformas en el contexto educativo de nuestra población. Asentando las bases de la educación pública elemental para el siguiente siglo

BIBLIOGRAFÍA

Alves, Mattos, L. (1990). Compendio de didáctica general. 1a. Ed. Kapelusz; Buenos Aires, Argentina. 1990.

Ander, Egg, E. (1970) Metodología del trabajo social. 2a. ed.. Trillas: México.1970

Artículo 3º. Ley General de Educación. S.E.P.: México, D.F. 1993

Ascherleben, Karl (1980). La metodología didáctica como dirección del aprendizaje.1a. ed. Roca: México 1980

Bigge, Morris, L. (1975). Teorías del aprendizaje para maestros. Trillas: México.1975

Bigge, Morris, L. y Hunt. P. Maurice (1978). Bases pedagógicas para la educación. Trillas: México. 1978

Castañeda, Yañez, Margarita. Los medios de comunicación en la tecnología educativa. Trillas: México

Colectivo De Autores. (1989) Educación especial. Investigaciones y tendencias. Médica Panamericana: Buenos Aires, Argentina. 1989.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

María Luisa Rojas Cárdenas -

Si el docente al aplicar sus conocimientos en la práctica profesional establecieran los principios de las teorías de aprendizaje, el resultado en los alumnos sería mejor. Un saludo para tí eulalio, y felicidades por el texto que está publicado en esta página.

A. Velázquez Licea -

Artículo muy interesante, especialmente, ahora que los cambios en el sistema educativo hacen que el papel del docente no quede lo suficientemente claro para la pràctica en el aula. Felicidades.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Héctor Vásquez Olvera -

Mi estimado e iluste amigo Eulalio, muchas veces en el terreno del discurso las lecciones de vida pasan de lo trivial a lo concreto. Tu escrito, popr ejemplo, aunque hecho hace tiempo refleja la realidad educativa de la actualidad.
Gracias por compartir tus conocimientos.

josé luis amaya huerta -

Eulalio es un talento desperdiciado en el Estado de Veracruz, ojalá alguna día la SEV reconozca su talento como escritor y conocedor de la ciencia de la educación y administración pública. Felicidades por tu articulo.

miguel ulises villalobos vásquez -

Excelentes aportaciones del doctor eulalio velázquez sobre el proceso de enseñanza aprendizaje. Espero que la gente que lea sepa apreciar de un verdadero científico de la educación que además de ser mexicano es veracruzano y xalapeño de corazón.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres